jueves, 21 de abril de 2016

Los cambios nunca son para mejorar.

¿Has vivido en tus propias carnes algún cambio importante en tu vida en el que te hayas sentido ganador? ¿Si? Pues que suerte. Eres un tipo con más suerte que espalda. un puto afortunado. Vamos, que eres de ese grupo de personas a las que yo no pertenezco. Porque yo debo de ser de esos a los que echan de los garitos por llevar calcetines blancos. De los apestados. ¡Que no, que no entras coño!

Pues si. Un día escuche una frase que desde entonces la hice mía: "No news, good news". Algo así como "si no hay noticias, buenas noticias". Y es que como joden los cambios, ¿verdad?

Es cierto que, como dicen algunos ricos que se pasean por el mundo con los billetes verdes dándote en la cara, "quien no arriesga, no gana". Pero...¿en qué cuentos salen aquellos que lo arriesgan todo y la cagan profundamente? Ahhh si, ya se la respuesta. En los informativos tipo Piqueras, con sus terribles sucesos y catástrofes varias.

¡¡Exagerado!! dirán algunos. Y es verdad. pero como joden los cambios cuando estás acomodado en tu zona de comfort, aquella que muchos te dicen que la cambies porque sino te acaban apalancando...¡¡¡Y una po...!!! Pero no nos desviemos. los cambios son malos. Cuando se palpa en el ambiente ese cambio y escuchas a los de más cerca: "seguro que son para mejor", "a peor no podemos ir"... Pues ¡¡ZASCA!! Mira que te lo dije (una frase que siempre jode) y no me hacías ni puto caso. ¿Y ahora pretendes que te escudes en que esto es "una puta mierda"? Pues si, te escucho, como tu hiciste conmigo, pero ya podemos rezar para que esto cambie. ¡¡Ouch!!, vaya contradicción, ¿no?...Es lo que hay.

miércoles, 19 de agosto de 2015

Vacaciones...que se acaban.

Vacaciones, benditas vacaciones...o no.

Ya sea para el deportista profesional o para el amateur la temporada se hace larga y las vacaciones son esperadas como agua de mayo. Pero es verdad que esa espera hasta el inicio de una pretemporada o de la temporada en sí, es una espera que se antoja muy larga para algunos, al menos a algunos como yo.

Desde finales de competición, allá por finales de mayo o principios de junio, hasta inicio de la misma, finales de septiembre (dando fechas de competiciones relacionadas con el balón), pasa un tiempo ideal para pecar en exceso de una vida sedentaria (por lo menos en mi caso, que con este calor no me muevo ni para encender la televisión). Comer mierdas, pasar demasiado tiempo frente al ordenador, televisión, tablet,etc...y engordar como una morsa, con la ilusión de que tu entrenador, ese cabrón que te hace correr con 40 grados como si no hubiera un mañana (que conste que el mío me cae muy bien...titular, titular, minutos),  sea la clave para que pierdas esos Kg. de más que tenemos como flotador, algo bueno si no sabes nadar y estas en una playa paradisíaca, pero no aquí, en nuestra Euskadi Tropikal.

Pero siempre quedan algunas alternativas:


  • Gimnasio
  • Piscina
  • Ir a correr
Estas, entre otras muchas. Pero...¿y si no hago nada? Esa es una alternativa cojonuda. Y no digas que no, que lo has pensado siempre que has salido a hacer algo.

Con lo que a final de cuentas, solo me queda rezarle al santo del juego para que empiece pronto los entrenamientos (a base de pachangas y pachangas...no correr, sino pachangas...y lo sabes) y ser feliz de nuevo.

viernes, 24 de abril de 2015

Pachanga o no. Incógnitas.

Se va acabando la temporada. Te vas encontrando mejor, aunque piensas que es un poco tarde. Te planteas que hacer la temporada que viene. Vas preguntando que van a hacer el resto, como si de ello dependiera tu decisión. ¿Volver a comenzar una nueva con el fin de hacerlo mejor?. ¿Dejarlo todo?...y ver que pasa durante un año.

Todo se convierten en incógnitas. Incógnitas que no me gustan nada, porque cuando algo te gusta y ves que no puedes ayudar a mejorar y que las "pachangas" con los de 50 se te dan mejor, te ves abocado a dejar paso a gente más joven que, por supuesto, lo haga mejor que tu, que no es difícil. 

Todos los años se me plantea la misma situación. Incluso un año, deje todo durante los 6 primeros meses de la temporada. Una decisión de la que me arrepentí pronto y que corregí gracias a los amigos que tengo como equipo, o antiguo equipo, para ser mas concreto.
Pero como el hombre siempre cae 3 veces en la misma piedra, y yo soy más tonto que nada, pues se me plantea la misma indecisión. Un indecisión que es clara tras el añito que he dado, con una lesión que se ha hecho larga, una participación escasa en la temporada y un rendimiento bajo en los encuentros que he tenido la oportunidad de jugar.

Con todo esto y más... Si alguien necesita un jugador de "pachangas" que me de un toque XD, para eso ya estaré disponible seguro, para el resto...ya decidiré.

"El retirarse no es huir,..."


¿?

viernes, 20 de marzo de 2015

Deporte por moda

La diversidad deportiva ha llegado.

Como en la política (bipartidista por religión en este país), la gente podía ser dividida en dos grupos, los que les gustaba el fútbol y los que no. Me sigo acordando los vaciles que les caían en el colegio a los que no les gustaba, a parte de las solitarios minutos de recreo que pasaban, siempre en la oscuridad de la sombra. Pero esto ya no es tan extremista. Deportes como el baloncesto (que aunque siempre ha sido el segundo deporte, su escalón estaba muy por debajo del "deporte rey"), el fútbol sala, el balonmano o el running, entre otros, son alternativas reales que se eligen para pasar un buen rato. Sobre todo este último, convirtiéndose según Twitter, Facebook o Instagram en el deporte de famosos y, por lo tanto, deporte de masas.
Que haya alternativas es lo ideal, que cada uno elija el deporte que quiere llevar a cabo (os lo dice uno que ha hecho fútbol, paddle, atletismo, waterpolo y fútbol sala a nivel federativo), pero hacer un deporte porque está de moda no lo ve con mucha lógica. De ahí que os pregunte:

Running y todas sus variantes, deporte por moda ¿si o no?

¿Qué deporte creéis que se está siguiendo más en los últimos años? (encuesta a la derecha)

lunes, 9 de marzo de 2015

Pierdes el tiempo entrenando¿?

¿Entrenamiento o genialidad?

Hace poco leí que se necesitan practicar 10.000 horas de aquello que te gusta para convertirte en un genio. Pero creo que un genio nace y no se crea, y supongo que no seré el único.

El ejemplo mas claro que me viene a la cabeza, como buen futbolero que soy, es el caso entre Ronaldo y Messi. Un caso entre un profesional que se entrena como nadie y un tío que tiene el don de hacer lo que quiera. Y como esta rivalidad seguro que se os ocurren muchas mas.

Ahora, pensando en cuantas horas podré haberle dedicado a lo que me gusta, en este caso el deporte, y el fútbol en concreto, y ver que soy mas malo que nada te lleva a hacerte una pregunta muy seria ¿el tiempo que le has dedicado y que no te he llevado a ser un genio, solo hay que verme la cara, lo consideras una perdida de tiempo o una inversión? Es decir, ¿el vaso medio lleno o medio vacío? Inversión esta claro que nos sino viviría de ello, pero perdida de tiempo tampoco, porque al final mi tiempo lo he dedicado a hacer lo que más me gusta.

Por cierto, tantas horas jugando que el otro día en pleno partido ¿qué paso?...(foto).

miércoles, 25 de febrero de 2015

De compito a disfruto.

Sentirse como pez en el agua, y mas con el temporal que nos esta cayendo en el sur, es lo mejor que te puede pasar en el deporte.

Todos somos competitivos y queremos ganar, desde el primero hasta el último (y quien diga que no miente). Todos los que practicamos un deporte de forma habitual tenemos ese instinto que nos quiere hacer ganar y ser mejores que el rival que tenemos a nuestro lado, codo con codo. Pero como todo, la edad influye a la hora de afrontar los retos deportivos. Cuando antes perdía un partido fútbol, fútbol sala, frontenis, partida de playa, etapa de chapas customizadas, etc...podía estar dándole vueltas a la cabeza durante unos días, ahora salir derrotado me sirve para pensar en el siguiente para poder resarcirme de la anterior.

Con todo esto, hay un momento en el tiempo en que el deportista empieza a priorizar. Ese periodo de tiempo, que suele coincidir cuando ganas kilos y empiezas a ser un manta de cojones, llega a todo el mundo, y ahí es cuando empieza a colocarse en la zona de confort (un término muy comentado últimamente por cracks como Josef Ajram, recomendable totalmente), una zona en la que el deportista se encuentra en plenas condiciones de disfrutar de un deporte.
Yo, mismamente, disfruto muchísimo jugando (o intentándolo) con mis compañeros de futsal y jugando al fútbol 7, las "pachanguitas" que me hacen parecer mas joven. Te das cuenta que ya no vas pudiendo, pero que bien te sienta hacer buenos partidos.

Alguna mente privilegiada afirmo: "El deporte a mis 5 años, era un juego, a mis 12, una diversión y a mis 20 mi pasión."

JonMikelBas en Facebook; JonMikelBas en Twitter; JonMikelBas en Instagram

sábado, 21 de febrero de 2015

Joderte, aprovechar y disfrutar -#LeyDeVida-

Estar deseando enfundarte las botas de snow, llegar a las pistas, ver una ventisca del quince, irte y esperar al tiempo del día siguiente para poder disfrutar de ellas, levantarte, intentar subir (una cosa imposible sin cadenas), ver que solo 5 pistas están abiertas de 23 (sólo las verdes, "lo verde pa' las cabras) y chafarte las expectativas del fin de semana que con tantas ganas esperabas. Esto es lo que pasa cuando tienes muchas ganas de algo. Pero al mal tiempo buena cara, dijo alguien muy avispado. Y así hay que tomárselo.

A falta de otro día, el mítico domingo de relax, para poder alargar esa pequeña ilusión que tenemos, nos entretenemos comiendo bien por Reinosa y sus cercanías y recorriendo esos caminos llenos de nieve que nos dejan unos paisajes propios de las más bonitas postales

¿Como sueles ver las cosas? ¿Vaso medio lleno o medio vacío? Tomarte ciertas cosas bien (porque hay otras que te repatean los huevos) es un ventaja clara. Ver lo bueno en lo malo es una ventaja s ma hora de aprovechar ese conocimiento que nos da la propia situación. Todos nos hemos jodido alguna vez, pero todos tenemos que superar y saltar la piedra.